MYANMAR, 9 Feb (NNN-HISPANTV) -- Amnistía Internacional (AI) advierte que la limpieza étnica contra los rohingyas sigue su marcha desastrosa. La oenége revela que el Ejército birmano recurre a métodos como privar de comida para expulsar silenciosamente del país al mayor número posible de los musulmanes.

El hambre, como un arma contra la minoría más perseguida del mundo. La oenége AI reveló una nueva dimensión de la crisis que enfrentan los musulmanes rohingyas en Myanmar.

La organización pro derechos humanos detalló en un nuevo informe que las fuerzas birmanas, amén de cometer una lista larga de crímenes de lesa humanidad contra los rohingyas, los están matando de hambre.

Según el reporte, el objetivo es hacer inhabitable el norte del estado de Rajine, donde siguen viviendo decenas de miles de personas. Mientras, más de 700 mil han huido hasta ahora a Bangladés desde agosto de 2017, cuando comenzó una operación militar contra los civiles rohingyas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y organismos de derechos humanos insisten en que si Myanmar (Birmania), de mayoría budista, quiere resolver una vez por siempre la crisis de los rohingyas, debe concederles la nacionalidad. El Gobierno de Aung San Suu Kyi niega este derecho a los musulmanes, aunque viven en este país desde hace cientos de años.
- NNN-HISPANTV
web analytics