NAIROBI, 3 Ene (NNN-PRENSA LATINA) -- Aumentar los esfuerzos para reducir las tasas de mortalidad infantil en los países de África occidental y meridional, solicitó el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al comenzar 2018.

Esa petición es para garantizar que cada vez más recién nacidos sobrevivan a sus primeros días de vida en este nuevo año, destacó la agencia humanitaria.

Según Unicef, en 2016 murieron unos dos mil 600 niños cada día durante sus primeras 24 horas de vida, con Etiopía y Tanzania entre los 10 países con más mortalidad neonatal del mundo, lo cual significa un total de 136 mil decesos en el año, mayormente por causas evitables: nacimientos prematuros, complicaciones del parto o infecciones.

Unicef pronosticó que unos 48 mil bebés nacerán hoy en esta región (el 12 por ciento del total mundial) y que el 58 de esos nacimientos serán en Etiopía y Tanzania, así como en Uganda, Kenya y Angola.

'Nuestro propósito de Año Nuevo es darle a cada niño más de una hora, de un día, de un mes, más que la supervivencia', expresó la directora regional de Unicef para África occidental y meridional, Leila Pakkala.

Pakkala demandó a los gobiernos de esos países 'mantener y aumentar sus esfuerzos para salvar las vidas de millones de niños mediante la provisión de soluciones probadas y de bajo costo'.

El próximo mes, Unicef iniciará la campaña Todos los niños vivos en la que impulsará soluciones sanitarias de calidad y asequibles para las madres y los recién nacidos.

En 2016 en África Subsahariana se registró el 38 por ciento de las muertes mundiales de neonatos, por lo cual el Fondo considera un desafío adaptar las necesidades de salud para madres, recién nacidos y niños ante el incremento previsto en la tasa de natalidad para los próximos años.
- NNN-PRENSA LATINA
web analytics