TRÍPOLI, 9 Nov (NNN-TELESUR) -- Libia vive un estado de inseguridad permanente y se cometen graves violaciones de derechos humanos, incluyendo asesinatos, desapariciones forzadas, tortura y tráfico de personas, aseguró la Corte Penal Internacional (CPI) a través de su informe al Consejo de Seguridad divulgado este miércoles.

“La volátil situación en Libia sigue siendo una amenaza para la paz y la seguridad internacional”, afirmó fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, frente a los miembros del Consejo.

La CPI sigue recabando pruebas sobre supuestos crímenes de tráfico y maltrato de migrantes para que no sigan impunes. “Algunos crímenes podrían ser de la competencia de la Corte”, afirmó Bensouda.

La fiscal también se mostró preocupada por las restricciones para acceder a la ciudad de Derna (noroeste) impuestas por el Ejército libio, donde se enfrentan las fuerzas nacionales y los muyahidines.

Según informes, se habría llamado al bloqueo total de la ciudad, bajo la consigna que no se dejara entrar medicinas, combustible o aceite. Asimismo, centenares de habitantes habrían sido detenidos al tratar de huir.

Bensouda confirmó que el autodominado Estado Islámico (Daesh en árabe) sigue activo en el país y podría estar detrás de un ataque suicida perpetrado el 4 de octubre contra un tribunal de Misrata (noroeste).

Durante su intervención, la funcionaria resaltó que la inseguridad en Libia, junto con recursos insuficientes, impiden que la Corte lleve a cabo las investigaciones requeridas en el país.
- NNN-TELESUR
web analytics