KUALA LUMPUR, 8 Nov (NNN-BenarNews-BERNAMA) -- Malasia está dispuesta a recibir a 53 ciudadanos malasios que se unieron a Daesh pero que están varados en Medio Oriente luego del colapso del autodenominado califato de Daesh en la ciudad siria de Raqqa, informó el jefe de la policía nacional el martes.

Las autoridades de Malasia permitirán que los presuntos militantes, cuyos pasaportes hayan sido revocados, regresen al país, pero bajo una condición, dijo el inspector general Mohamad Fuzi Harun a BenarNews.

"Si están dispuestos a rendirse, infórmenos e informaremos a las autoridades pertinentes", dijo IGP Fuzi. "Si podemos ayudar, lo ayudaremos". Nuestro trabajo siempre ha sido ayudar a las personas".

El 23 de octubre, el viceprimer ministro Ahmad Zahid Hamidi dijo al parlamento que 53 malasios se escondían en tierra de nadie en Irak y Siria, luego de que fuerzas respaldadas por Estados Unidos derrotaran a los combatientes Daesh y tomaran Raqqa, conocida como la capital de facto del grupo extremista. Dijo que 34 malasios también habían fallecido durante los combates en los dos países devastados por la guerra.

Fuzi dijo que los 53 malasios, compuestos por 24 hombres, 12 mujeres y 17 niños, aún se encontraban en Siria y pudieron haber huido de ciudades donde se libraron feroces batallas. Otros funcionarios habían dicho anteriormente que los malasios podrían haber buscado refugio en campamentos en las fronteras con Jordania y Turquía.

"Sí, todavía están allí y he mencionado esta [cifra] antes. No tienen una base ahora ni a donde ir ya que han sido derrotados. No pueden regresar ya que sus pasaportes han sido revocados", dijo.

El jefe de policía describió a los 53 como "hijos que han perdido a su padre".
"Ahora, están buscando sobrevivir", dijo. "Entonces o corren a otros países para establecer una nueva base o regresar ilegalmente".

Pero Fuzi expresó sus dudas de que los malasios estuvieran arrepentidos de ir a Siria o Irak para luchar junto a Daesh. Quizás no estén dispuestos a buscar ayuda de una embajada de Malasia para rendirse, dijo.

"No creo que irían a las embajadas de Malasia, ya que saben que serían arrestados más tarde", dijo Fuzi.

Durante los últimos cuatro años, las autoridades malasias han arrestado a 349 personas sospechosas de tener vínculos con grupos terroristas, incluido Daesh. Sesenta y seis de esos sospechosos han sido liberados, según cifras del gobierno compiladas por BenarNews.

Los funcionarios de seguridad malasios han dicho anteriormente que habían arrestado a dos indonesios, un malasio y dos bangladeshíes que intentaron colarse en el sur de Filipinas para unirse a una facción pro-Daesh de Abu Sayyaf, un grupo de hombres armados que lucharon contra las fuerzas del gobierno filipino en Marawi.

Malasia, hogar de unos 19,5 millones de musulmanes que constituyen más del 60 por ciento de su población, ha frustrado nueve atentados con bombas relacionados con Daesh desde 2013, dijeron funcionarios de seguridad. Sin embargo, un ataque con granadas vinculado a DAESH el año pasado en un bar en Puchong, cerca de Kuala Lumpur, lesionó a ocho personas.

En su apogeo en 2014, Daesh o Estado Islámico, también conocido por otros acrónimos como ISIS o ISIL, controlaba Raqqa y Mosul, la segunda ciudad más grande de Iraq, y consideraba grandes extensiones de tierra en ambos lados de la frontera entre sus bastiones importantes.
- NNN-BenarNews-BERNAMA
web analytics