PUTRAJAYA, MALASIA, 28 sep (NNN-BERNAMA) -- Malasia está preocupada porque más de 400.000 rohingyas, que actualmente buscan refugio en Bangladesh como consecuencia de la actual situación en el estado de Rakhine, podrían terminar siendo víctimas de la trata de personas.

Al dirigirse a una reunión de alto nivel sobre la trata de personas en las Naciones Unidas, en Nueva York, el jueves 28 de septiembre, el canciller Anifah Aman dijo que Malasia, por lo tanto, insta a Myanmar a prestar atención a los reiterados llamamientos de la comunidad internacional para poner fin a la violencia contra los rohingyas.

"Los sindicatos transnacionales del crimen se aprovecharán del sufrimiento humano de la sórdida situación", dijo en la reunión de alto nivel de la asamblea general sobre la evaluación del plan global de acción de la ONU para combatir la trata de personas.

En su discurso, Anifah dijo que Malasia se unió a la comunidad internacional para abordar el flagelo de la trata de personas.

"Malasia condena estos crímenes atroces, y concede la más alta prioridad a la lucha contra la trata de personas", dijo.

Dijo que Malasia no sólo era un país de tránsito y de destino para las víctimas de la trata de personas, sino también para sus ciudadanos.

En respuesta, Malasia ha establecido leyes nacionales adecuadas, en particular el Código Penal y la Ley contra la Trata de Personas y Lucha contra el Tráfico Ilícito de Migrantes de 2007.

"Como consecuencia, las condenas han aumentado sustancialmente", dijo Anifah, añadiendo que Malasia también estableció el Consejo Interministerial de Lucha contra la Trata de Personas y Lucha contra el Tráfico Ilícito de Migrantes en 2007, presidido por el viceprimer ministro Datuk Seri Ahmad Zahid Hamidi.

Dijo que los esfuerzos de Malasia también estaban siendo guiados por su Plan Nacional de Acción contra la Trata de Personas (2016-2020), que era consistente con el Plan de Acción Mundial de 2010.

Anifah dijo que basándose en el historial de Malasia, la mayoría de las víctimas de la trata de personas eran de países vecinos.

"En este sentido, Malasia otorga una alta importancia a la centralidad de la cooperación bilateral y regional en la lucha contra esta delincuencia transnacional".

El ministro de Relaciones Exteriores dijo que Malasia ratificó el 7 de septiembre de este año la Convención de la ASEAN contra la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños, de 2015.

Malasia también participa activamente en el Proceso de Bali contra el contrabando de personas, la trata de personas y la delincuencia transnacional conexa, un acuerdo y un mecanismo regionales para combatir el flagelo, dijo.

"Malasia está determinada sobre la base de las medidas que se han puesto en marcha para enjuiciar a los perpetradores y proporcionar protección a las víctimas", añadió.

"Creemos en un enfoque integral con mayor énfasis en la prevención, en particular tratando las causas en los países de origen", agregó.

Anifah dijo que la solución a la compleja cuestión de la trata de personas requiere esfuerzos colectivos, tanto por parte de actores estatales como no estatales.

Al respecto, dijo que Malasia opinaba que las medidas esbozadas en la Declaración Política constituían una excelente base para orientar el camino a seguir.

La Asamblea General de la ONU adoptó hoy una declaración política en la que reafirma su compromiso de implementar un plan de acción para combatir la trata de personas.
-- NNN-BERNAMA
web analytics